Estáis equivocados…

A todos aquellos ( y son muchos), que me dicen y me aseguran sin argumentos sólidos, que una mala persona es feliz, que no es consciente de que hace el mal, o que sí lo es y no le importa lo más mínimo, y que está encantado de la vida, y que se muere tan tranquilo, etc, etc, os digo que estáis equivocados.

«Hoy en día pienso, efectivamente, que el mal es siempre sólo extremo, pero nunca radical; que no tiene profundidad, ni nada demoníaco. Puede devastar el mundo, justamente, porque es como un hongo, que prolifera en la superficie. Profundo y radical es siempre sólo el bien.»[1]

Profundo y radical es siempre sólo el bien, no nos confundamos, no sobrevaloremos el poder del mal, sea el que sea; no lo consideremos inteligente, ni siquiera astuto. No, una persona malvada no se muere tranquila, no, tampoco puede ser feliz, pero, ¿qué entiendes tú entonces por ser feliz alma de cántaro?

Heidegger nos decía que la conciencia nos llama y ¡no nos dice nada! Sucede para bien que tenemos conciencia; por suerte y aunque no nos demos cuenta, cuando la cagamos, sea en lo que sea, eso se queda ahí, sí, se queda ahí, en tu conciencia. Eso es lo que no te está dejando ser feliz. No hace falta que tú conciencia te diga nada ¿verdad? porque ¿de quien es la conciencia? tuya, tú sabes perfectamente lo que has hecho, ¿te has parado a observarlo, a ver si se puede mejorar algo?
El día que estamos muy orgullosos de cómo somos es el día que dejamos de perfeccionarnos, además suele ser siempre una percepción falsa, no nos hemos observado, no nos conocemos…
Así que, por favor, no me digáis que Pinochet era un tío feliz que se murió encantado, no me digáis que Esperanza Aguirre o Gallardón son personas inteligentes, no me digáis que la que os putea rastreramente en el curro es una tipa segura de sí misma, por favor, no creáis, sin base ninguna para ello, que todo ese tipo de gente tiene ni la menor idea de lo que es la vida.
El peor castigo para un malvado, ya sabéis que no hay paz para ellos, es que ha venido a la vida y no ha sabido lo que era, por puro desconocimiento, por pura desidia, no sé, por no mirar para adentro… Se ha acabado tú vida y no has sabido para qué; éso, lo siento, no es haber vivido.
Ah! y si no me crees, intenta tú mismo ser bueno todo el rato, incondicionalmente, con todos tus semejantes, sean los que sean, incluso con los que te están jodiendo vivo… Verás en tus propias carnes que no es nada fácil, vamos, que es casi imposible, hay que observarse mucho, hay que intentar conocerse, hay que esforzarse un poco más, hay, siempre, que perfeccionarse, mejorar. Para hacer las cosas mal, para hacer el mal, sólo hay que dejarse llevar… y éso, sí que es muy fácil y no requiere ningún esfuerzo, ni nadie a los mandos de la nave…

[1], Hannah Arendt, Lo que quiero es comprender. Ed. Cit. Pag. 35. Carta a Gerhard scholem.

Anuncios

6 pensamientos en “Estáis equivocados…

  1. Hannah … cuanta razón y desasosiego, cuantas preguntas sin resolver y tantos retos valientes y honestos para nuestras pobre almas cansadas ya de mentir y luchar contra nuestras verdades.
    Gracias por recordar lo esencial … nuestra naturaleza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s