ASTENIA PRIMAVERAL

Vivir a pecho descubierto, como si sólo tuvieras una vida.

El escepticismo que a fuerza de consumarse sin límite se transforma en pura fe. Creencia ciega e irracional: así debe ser. Esperanza sin motivo. Esperanza segura.

Fruta en sazón después de tantos desperfectos: la vida. Sólo una.

Tierra nunca hollada, luz nueva cada día filtrándose entre urdimbres naturales. Naturaleza. La Naturaleza. Su perfección invisible a los humanos ojos, su silencio. Grandeza de alma brotando por doquier sin que nadie lo advierta. La primavera. La verdad primera. Ser. Sólo ser. Pero ser de la luz, no de las tinieblas.

CRUMB

R. Crumb