Philosophia

Pienso luego existo gracias a Descartes.

Persigo ideas como Freud para ver adónde llevan.

Sigo como un dios a la naturaleza imitando a Cicerón.

Me atrevo a saber como Kant.

He consagrado mi vida a la verdad siguiendo a Schopenhauer.

Tiré la escalera que usaba Wittgenstein para subir al mundo de los conceptos.

Vuelvo a la pureza de la vida, si bien en una reflexión que se eleva sobre ella, igual que Husserl.

Sólo sé que no sé nada por Sócrates, el iluminado.

Me salto las barreras del saber emulando a Derrida.

Comprendo, cada día, la banalidad del mal que descubrió Hannah.

Contemplo, cada día, la idea platónica del bien.

¡Veo cosas que jamás creéis!

Soy una anormal que piensa: me hice la pregunta por el ser porque me lo rogó Heidegger.

Pero sobre todo: no me confundáis con otro, que pedía Nietzsche.

Anuncios