Estáis equivocados…

A todos aquellos ( y son muchos), que me dicen y me aseguran sin argumentos sólidos, que una mala persona es feliz, que no es consciente de que hace el mal, o que sí lo es y no le importa lo más mínimo, y que está encantado de la vida, y que se muere tan tranquilo, etc, etc, os digo que estáis equivocados.

«Hoy en día pienso, efectivamente, que el mal es siempre sólo extremo, pero nunca radical; que no tiene profundidad, ni nada demoníaco. Puede devastar el mundo, justamente, porque es como un hongo, que prolifera en la superficie. Profundo y radical es siempre sólo el bien.»[1]

Profundo y radical es siempre sólo el bien, no nos confundamos, no sobrevaloremos el poder del mal, sea el que sea; no lo consideremos inteligente, ni siquiera astuto. No, una persona malvada no se muere tranquila, no, tampoco puede ser feliz, pero, ¿qué entiendes tú entonces por ser feliz alma de cántaro?

Anuncios