Don’t give up!

¡Muera la causalidad! ¡Viva la casualidad! Es la ley que rige en las apariciones de Selavy.
Voy al baño de un restaurante, me miro en el espejo ¡et voilá! ¡Se materializa a mi espalda!
-¡Joé Rrose, qué sustazo!
-No soy un producto de tu mente, listilla, me estaba orinando.
-¿Orinando? ¡Dios santo! Orina, orina…
Nos sentamos en una mesa y pedimos S.O.P.A., es nuestro alimento predilecto. ¿Coincidencia o… pura casualidad? chi lo sa…
-¿Y ese punto rojo del entrecejo?
-Vengo de la India… tú verás…- y se encoge de hombros deliciosamente, inocentemente…
– O sea, ¿el Mahabharata?- Y como tiene por costumbre, se levanta y recita el famoso pasaje de Yudhisthira y un rakshasa (¿genio?que al final, resulta ser Dharma, el padre de Yudhisthira…)

Imagen

D: ¿Cuál es la más valiosa de todas las posesiones?
Y: El conocimiento.
D: ¿ A qué debemos renunciar para volvernos agradables?
Y: Al deseo.
D: ¿Qué es el dolor?
Y: La ignorancia.
D: ¿Y qué es la ignorancia?
Y: No conocer el propio dharma.
D: ¿Qué es lo más asombroso del mundo?
Y: Que viendo como mueren a diario incontables personas nos comportemos como si fuésemos inmortales.
D: ¿Cuál es el camino?
Y: Las escrituras difieren entre sí. Las leyes son distintas y los ascetas tienen diferentes opiniones. El camino es el sendero trazado por los grandes seres.
Se vuelve a sentar y me dice: ¿Comprendes?
– Sí, sí, Selavy, te comprendo pero, ¿qué hacer cuando todo se sume en la desesperanza?
– ¡Los grandes seres! ¡Los grandes seres! Lo seres mezquinos no merecen la pena…
-O sí Rrose ¡hay que sacarlos de ahí! ¿entiendes? El placer y el dolor de los infinitos mundos están en mi (recito yo también a Vyasa…) ¡Siento su dolor!
– Tienes razón listilla y venerable alma de cántaro, tienes razón pero, ¿tú crees que los grandes seres agotan su lucha?
-Ya, hasta el último suspiro no cejan, me hago cargo pero, ¡qué cansancio! y, sobre todo ¡qué hartura Selavy! ¡C’est la vie!
– Pues por eso precisamente, sigue tu dharma y mantente alejada de toda influencia tóxica porque, esto es un salvesequienpueda en toda regla.
– ¡Mira el mundo! ¡Sus habitantes!
– Ya,- y se encoje, otra vez, delicadamente de hombros- han perdido la pureza…
– Hay que ser cool, hipster, foddie, trendy, it girl, etc. etc… o cualquier otra falsedad por el estilo…
– No desesperes, es el precio que hay que pagar para alcanzar la pureza.
– La pureza es la verdad y Pursewarden dice que no se la puede obligar, que hay que esperar a que ella misma suplique.
-Pues ya suplicará, ya suplicará…
– O no…
– Estás muy agorera y no molas.
-¿Quizá el glutamato monosódico me haga reaccionar?
– No creo que esta sopa lo contenga pero… si va a ayudarte… La vida no puede soportarse sin lenitivos que dijo Freud, hay gente que toma paroxetina y/o coñac.
– Ya, pero yo quería lograrlo por mi misma. Y… (se me atragantan las palabras.)
– He venido a ayudarte bobita.
-Pues llevo más de un mes en la ruina espiritual que es la chunga, de la otra ni hablemos… podías haber venido antes, casi… (y me ruedan por las mejillas dos cristalinas lágrimas que denotan mi mucho sufrir.)
– Soy como Vyasa, aparezco en el momento oportuno, si no, ¿para qué?
– ¿El übermensch nietzscheano?
– La transhombra de hoy día ¿no has visto a Conchita?
– ¿Y, entonces?
– Evidente querida asna, el superhombre es la mujer, sea como sea, así, en abstracto, en concreto, aquí o allá. Love warriors.
-Lo veo, lo veo… Por eso tú…
-Si, por eso yo.
– ¿Y quizá yo…?
– Sí, quizá tú… Don`t give up.
– Don´t give up, don´t give up… estoy conmovida y profundamente agradecida, soy tu humilde asna feliz.
– ¡Pues rebuzna bien alto! porque el lenguaje, si se quiere, también es silencio…

 

 

Anuncios

DES-OBEDECE

Después de una sobredosis severa de Babelias, me encontraba en puro trance en el quicio de la puerta de la cocina cuando, aparece Rrose…
-Hombre ¡Rrose! ¡qué alegría me da verte! pero… ¿como te has materializado?
-Es que te has dejado la puerta abierta… No soy un producto de tu mente listilla. (Y va y se ríe de mi, como es más alta pues…)
-Bueno, bueno, eso lo veremos…pero, ¿dónde has estado todo este tiempo?
-En Siberia intentando buscarme la vida. He expiado todos mis pecados, o casi todos…
-Vamos, que has estado leyendo a Tolstoi…
leon-tolstoi
-Y a Dostoievski…
-Pues menos leer y más hacer que dijiste que me ibas a ayudar a mundanizar la filosofía y hay mucho que pensar.
-Lo llevas claro bonita, Wert ha dicho que la filosofía es inútil, y la música, y el arte…
wert
-Pero bueno Rrose ¿qué sabrá ese ectoplasma? Es evidente que las clases de filosofía, música y arte se las fumaba el muy pillín. Yo que sé, estaría dedicado a cosas útiles: especula y escurre el bulto, habla y que suba el pan, pon cara de malvado y ríete asquerosamente, etc… cosas útiles. Para él claro. No hay que hacer caso a los ignorantes porque no saben de lo que hablan…
-Más razón que un santo, tú digo, no Weeeeeert (y expulsa un gasecito de lo más punk.)
-Rrose, ¡por dios! mantengamos la compostura, vivamos en la luz. Y ya que nos acometen enemigos tan poderosos, primero tendremos que socavar los fundamentos del sistema.
-¡Abajo los sistemas! cualquier sistema, todos los sistemas, muera el sistema. ¡Ah! ya veo, por eso han quitado la filosofía…
-Me alegro de que te des cuenta Rrose, después de todo, lo de Siberia te ha venido bien. Ellos han heredado su sistema, su metafísica, que es sólo economía inmoral, inhumana. Nos la imponen y nosotros que no sabemos lo que es la filosofía obedecemos como borregos.
-Pero ellos tampoco saben lo que es la filosofía…
-¡Quiá! ¿Qué van a saber? son putos robots, ¿no los ves? Infelices, ignorantes, estúpidos, malvados. Zombies, muertos en vida. Su mierda de sistema no lo han creado ellos. Ellos son borregos obedientes igual que nosotros…
-Bueno, bueno querida, tú y yo, aun siendo iguales estamos tendiendo al conocimiento ¿no es eso, en verdad, la filosofía?
-Sí Rrose o debería decirte ¿Selavy?
– Mejor Selavy, selavy, y nadie se da cuenta de lo que es. Estamos ciegos ¡ay! que me pongo a llorar, estamos solas…
-Pero somos fuertes, inventamos sistemas, conocemos la libertad, el bien, la belleza, el amor, la paz. Mientras quede alguien que vea la realidad…
-Tendremos que atrincherarnos en alguna azotea, vendrán a por nosotras, intentarán hacernos como ellos. Zombies.
-Veremos, a lo mejor algún día se dan cuenta de la importancia que tiene pensar, construir tu propia metafísica, ser libre, ser feliz… Lo que viene siendo filosofar…

(Querida e improbable lectora o lector como dice Manuel Rodríguez Rivero, he puesto dos fotos de dos personas opuestas entre sí. En fin, descubre las diferencias…)

¡Aún dicen que el pescado es caro!

ImagenHay días que me echo a la calle a ver dónde aparezco. Por algún extraño motivo o simple zapatofilia, suelo ir a parar al principio de la calle Montera, a la muy fascinante Zapatería Gredos. Estaba mirando una de las estanterías del fondo y una señora me confundió con la dependienta, me pidió que le acercara un par de zapatos esmeralda. Se los di, le alabé su buen gusto y, en seguida, me sonó su cara.
-¿No será Ud. Rrose Selavy?
-Sí.
No podía creérmelo así que me senté a su lado y le dije que cómo era posible que hubiera cobrado existencia.
-¡Oh! Querida, ni yo misma lo sé… ¿O es que sabe Ud. el cómo de su existencia?
-No, no, tiene razón, qué pregunta absurda y qué alegría me produce conocerla, admiro mucho a su padre.
-Sí, soy simplemente, por así decir, una de sus criaturas. Tuvo muchas, no sólo la famosa Fuente, que era un tanto ordinaria…y además, que era de Mr. Mutt.
-Pero ¿Qué hace Ud. en la calle Montera y hablando perfecto castellano?
-Me gusta mucho esta zapatería, me encanta España por su clima, su optimismo… y sobre todo, me gusta el español por Don Quijote. No sé, tiendo al quijotismo, lucho con molinos, amo puramente, vivo como si no hubiera un mañana, la vida es una aventura…  Eso que dice el bueno de Alonso Quijano de:  La mayor locura que puede hacer un hombre en esta vida es dejarse morir, sin más ni más, sin que nadie le mate, ni otras manos le acaben que las de la melancolía…
– O sea  ¿Ud. canta por bulerías para que le partan la boca?
-Básicamente… como dirían los Pata Negra… Es mi especialidad.
Los zapatos le quedaban muy monos, se lo dije y ella que no se los iba a llevar, que sólo iba a la tienda a pensar.
-¿A pensar? Qué agradable coincidencia.- Y se me iluminaron los ojos.
-¿Piensa Ud. también? y ¿en qué? Si me permite la pregunta.- me dijo suavemente.
-Hoy, ahora, en esta zapateria, al haberla conocido… Me ha venido a la mente el Dadaismo y su lema: Libertad DADA, DADA, DADA…
-Sí, en el pensamiento no nos pone obstáculo ningún límite.
-¡Ya lo sé! – Le dije muy contenta y poniéndome de pie en un enérgico salto.-¡Es el lema de mi blog!
-Edmundo, Edmundo, ¡qué hombre querida!
-¿Lo conoció Ud.?
-Vaya que si lo conocí, pero no querría aburrirla con mis historias, Ud. tendrá que trabajar.
-No se crea…yo no trabajo aquí, es más, es que no tengo trabajo, bueno ¡qué digo! Sí que lo tengo pero es que es muy raro…
Me miró intrigada con sus penetrantes ojos verdes y me preguntó a qué me dedicaba.
-Bueno, verá, quiero mundanizar la filosofía.
-Efficit hoc philosophia, medetur animis. (La filosofía hace esto: cura los espíritus).- Me soltó con alegría.
A lo que le respondí: – Sapere aude… (Atrévete a saber). Y ella: Credo ut intelligam. (Creo para comprender). Y yo: Noscete ipsum. (Conócete a ti mismo). Y ella: Timendi causa est nescire. (La ignorancia causa el miedo)…Etc., etc… Porque seguimos así, cada vez más enfervorecidas, de pie y como sobreactuando; hasta que al final, con muchísima delicadeza, nos invitaron a proseguir en la calle.

Si te narro esta milongota, (entre otras cosas) es, porque Rrose y yo ¡somos amigas! Y dice que ¡me quiere ayudar en el curro!